Google sufrió un «apagón» mundial tras una actualización de software

En las últimas horas un buen número de usuarios han intentado acceder a los servicios de Google (convertidos a la postre en un auténtico «must» en la vida moderna) y sus intentos han sido del todo infructuosos.

La empresa de Mountain View ha entonado ya el «mea culpa» y ha precisado que ha sido una actualización de software la que que ha motivado la caída de Google en las últimas horas.

Un portavoz de la compañía asegura que Google «trabajó con celeridad» para solventar la caída y que los servicios del gigante de internet volvieran a funcionar con total normalidad, tal y como recoge The Guardian.

«Una actualización de software lanzada esta tarde en el horario del Pacífico afectó brevemente a la disponibilidad del motor de búsqueda de Google y Google Maps«, dice el portavoz.

«Nos disculpamos por las molestias ocasionadas. Hemos trabajado rápidamente para resolver el problema y nuestros servicios están de nuevo operativos«, apostilla el portavoz.

El «apagón» de Google habría afectado a 1.338 servidores en más de 40 países

La caída de los servicios de Google fue rápidamente detectada por diferentes plataformas. De acuerdo con Downdetector, los usuarios tuvieron problemas para acceder a Google alrededor de las 3 de la madrugada del martes.

El «apagón» del buscador de Google terminó afectando también a Gmail, Google Maps y Google Imágenes, que sus deudores del motor de búsqueda de Google para correcto funcionamiento.

De acuerdo con le empresa de «network intelligence» ThousandEyes Inc., la caída de Google afectó a al menos 1.338 servidores en más de 40 países (incluyendo Estados Unidos, Australia, Sudáfrica, Kenia, Israel, China, Japón, Europa y varias partes de Sudamérica).

El primer «apagón» duró aproximadamente 34 minutos y después tuvo lugar una segunda caída. Los usuarios afectados por la avería fueron confrontados con páginas con el error 500 y 502. Ni que decir tiene que las víctimas de la caída de Google dieron cuenta de su frustración en ese muro de las lamentaciones moderno que es Twitter.

Post a Comment